DE LA CADENA DE TIENDAS A LA MARCA PROPIA

La historia de Martini Schmuckzeit y más tarde de la marca privada Engelsrufer comienza en 1998 cuando Sabine y Mario Martini abren su primera tienda especializada en relojes y joyas en Schwabach. Su gran pasión por la joyería se convierte rápidamente en una receta para el éxito.

En solo 10 años ha logrado Martini Europe ser parte integral de la industria en la región de Franconia Central con 7 tiendas en la zona de Nürnberg.

„Siempre quisimos estar cerca de nuestros clientes y convencer con calidad. A pesar del éxito de nuestras tiendas y la expansión, la relación personal con nuestros clientes siempre ha sido nuestra prioridad.“

Mario Martini, Director General

LA VISIÓN: DESPERTAR LAS EMOCIONES

Sin embargo, poco a poco se va incrementando el deseo de lanzar al mercado un producto con el que ambos puedan identificarse personalmente y explotar plenamente su potencial creativo. Motivados por las impresiones e ideas que han ganado a lo largo de los años, los dos lanzaron en el año 2010 Engelsrufer. La tradición española de los "Llamadores de ángeles", así como su amor por el sudeste asiático y las filosofías de vida difundidas allí, les inspiran a crear una pieza de joyería con significado. Desde entonces, Engelsrufer, Herzengel y Engelsrufer para niños , han representado el signifcado de una joya que despierta emociones.

„La visión de nuestra propia marca de joyas, que satisface las demandas personales en términos de calidad, diseño y, sobre todo, importancia, se desarrolló en estrecho contacto con nuestros clientes. La experiencia adquirida en el comercio al por menor es inestimable para nosotros.“

Sabine Martini, Director General y Director Creativo

LA HISTORIA DE ÉXITO DE LOS PREGONEROS ANGÉLICOS

Inicialmente, los empresarios venden las joyas especialmente hechas a mano, de alta calidad, diseñadas con amor al detalle, sólo en las sucursales de Martini Schmuckzeit. Sin embargo, las reacciones entusiastas de los clientes y la gran demanda de otras tiendas especializadas no tardan en llegar.

Por lo tanto, en 2012, Sabine y Mario Martini deciden presentar su marca al público en general en una feria de joyería y distribuirla a través de socios seleccionados.

Actualmente la marca Engelsrufer está en más de 40 países y cuenta con más de 3000 socios de ventas. Igualmente la line infantil Engelsrufer no tardará en llegar. Desde 2014, Herzengel ha confirmado una vez más la receta del éxito de los martinis: la pasión por la joyería y el amor por los detalles combinados con un sentimiento especial por los deseos de los clientes y muchos años de conocimiento de la industria.

„El gran éxito de Engelsrufer nos ha abrumado y fortalecido nuestra decisión de seguir creando nuestras propias joyas con significado individual. Con nuestro Engelsrufer hemos marcado una tendencia y la hemos establecido como una constante en la industria de la joyería.“

Sabine Martini, Director General y Director Creativo